.

Porfirio Díaz

Don Porfirio nació en 1830, en la ciudad de Oaxaca. Durante su juventud, decidió apostar por la carrera de las armas distinguiéndose notablemente en la lucha contra la intervención francesa. Fue presidente en 1876, y de 1877 a 1880, así como de 1884 a 1911, logrando, con su larga permanencia en el poder, varios progresos muy significativos para el país (como la implementación de una ambiciosa red ferroviaria que en su momento comunicó a varios puntos de la República muy apartados entre sí; o la apertura de varios sectores económicos e industriales del país al capital privado y extranjero).


Francisco Villa

Doroteo Arango (su nombre real), nació en la población de San Juan del Río, Durango, en 1878. Es uno de los mexicanos más famosos en el mundo y eso quizá se deba a que, después de secundar la Revolución de Madero y colaborar con Venustiano Carranza para vencer al general Huerta, siempre se mantuvo en franca rebeldía contra todo sistema impuesto (incluso contra el mismo Carranza con quien combatió años después).

Francisco I. Madero

Nació en la ciudad de Parras, Coahuila en 1873. Después de haber realizado estudios de agricultura en Estados Unidos y de administración en Francia, Madero creó su propio partido, el Nacional Antireeleccionista (en 1909), cuyo movimiento cobró tal fuerza que el mismo presidente Díaz se vio a obligado encarcelarlo. Desde su prisión, Madero suscribió el Plan de San Luis cuya máxima era la no reelección de don Porfirio encabezando un movimiento que terminaría derrocando al general Díaz entre 1910 y 1911

Emiliano Zapata

Nació en Anenecuilco, Morelos, en 1883. De origen humilde, Zapata es sin duda el símbolo máximo de la Revolución Mexicana. Sus ideales de “Tierra y libertad” lo llevaron a proclamar, en 1911, el Plan de Ayala, documento que exigía a los dueños de las haciendas la devolución de las tierras a la clase trabajadora: la campesina.

Venustiano Carranza

Nació en Cuatro Ciénegas, Coahuila, en 1859. Después de derrotar a Huerta, fue presidente de 1917 a 1920. A él debemos la convocatoria al Congreso que el 5 de febrero de 1917 promulgó la Constitución que actualmente rige a nuestro país. Murió asesinado en Tlaxcalantongo, Puebla, en 1920

Pagina Diseñada por Sebastian