LA OBESIDAD INFANTIL

La obesidad infantil es una enfermedad grave que afecta a niños y adolescentes. Los niños obesos están por encima del peso normal para su edad y estatura.

La obesidad infantil es particularmente problemática debido a que el peso adicional suele provocar que los niños comiencen a tener problemas de salud que antes se consideraban exclusivos de los adultos, como diabetes, presión arterial alta y colesterol alto. Muchos niños obesos también pueden padecer baja autoestima y depresión.

Una de las mejores estrategias para reducir la obesidad infantil es mejorar los hábitos de alimentación y ejercicio de toda la familia. El tratamiento y la prevención de la obesidad infantil ayudan a proteger la salud de tu hijo tanto ahora como en el futuro Limita la cantidad de bebidas azucaradas que toma tu hijo, o evítalas por completo.

Dale muchas frutas y verduras.

Adapta los tamaños de las porciones según la edad.

Limita las horas frente a la televisión o a una pantalla a menos de 2 horas al día para los niños mayores de 2 años y no permitas que los niños menores de 2 años vean televisión.

Asegúrate de que tu hijo duerma lo suficiente según su edad

ESTA PAGINA FUE DISEÑADA POR IDALI